6 de mayo de 2009

Ángel

Otra vez atrasado y el Paseo Ahumada lleno de gente. A mi lado pasan trajes, corbatas, uniformes y parece que mi desdicha se refleja en cada vitrina por la que paso. En medio de todos aparece un ángel. Me da la impresion de que nadie la ve o repara en ella. Mira inquieta a uno y otro lado como buscando algo. Se gira y al darme la espalda veo en plenitud sus hermosas alas. Me acerco lentamente, le toco el hombro y me mira sorprendida. Su rostro se ilumina al verme y me dice "al fin nos encontramos, soy el ángel guardián de tu felicidad". En ese instante una enorme felicidad se apodera de mi.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario